Cuarto Dia

 Se le invita a caminar junto a Cristo para el resto de su vida. A los asistentes se les motiva a:

  • Crecer en su propia vida espiritual, a través de la adoración, el estudio y la participación activa en su iglesia local;
  • Convertirse en discípulo o discípula de Cristo activo o activa en servicio al mundo. 

 Para respaldar  este proceso de discipulado, el movimiento Emaús ofrece oportunidades específicas. Primero, grupos de cuatro a seis personas se reúnen semanalmente para reflexionar en su jornada espiritual y apoyarse mutuamente en discipulado responsable. 

 Segundo, hay encuentros o convivios comunitarios mensuales donde los y las participantes de Emaús se reúnen a confraternizar, adorar y recibir instrucción. Tercero, a través de un boletín periódico, ("Newsletter"), se envía información a miembros de la Comunidad Emaús sobre lo que está aconteciendo y sobre cómo brindar apoyo para próximas caminatas; así como otras oportunidades de liderato y servicio.